Conectados a la Vida

Porque todo depende del color del cristal por el que se mira

Tratamientos Sustitutivos Renales: Trasplante renal

en 12 de noviembre de 2012

Es un procedimiento quirúrgico cuyo propósito es suplir un riñón que no funciona o que funciona mal por uno sano. Normalmente, salvo en raras excepciones, cuando se realiza un trasplante renal no se extraen los riñones propios. No es extraño que un paciente trasplantado precise durante un espacio de tiempo tratamiento con diálisis hasta que el riñón trasplantado empiece a funcionar correctamente.

Dependiendo de la fuente del órgano receptor, el trasplante de riñón es  clasificado como de donante fallecido o como trasplante de donante vivo, ya que una persona con un solo riñón y los cuidados necesarios, puede vivir plenamente y con calidad.

Los pacientes con enfermedad renal crónica pueden recibir terapia a base de hemodiálisis o diálisis peritoneal mientras se encuentra un donador, o a veces se encuentra un donador antes de comenzar con TRS (terapias renales sustitutivas).

En 1979 se promulgó una Ley que regula los trasplantes de órganos en España: establece que son posibles donantes de órganos todos los fallecidos que en vida no hubieran manifestado lo contrario (“consentimiento presunto”).

Para poder trasplantar un riñón hay que tener en cuenta que:

• No todos los órganos de una persona fallecida sirven para un trasplante

• Alguien que haya muerto en su casa, en la calle o en una cama de hospital que no forme parte de la UVI no puede ser donante

• El problema de estos órganos es que, tras el fallo del corazón, se deterioran muy rápidamente en pocos minutos

• Para ser donados la persona tiene que haber fallecido de muerte cerebral o de paro cardíaco controlado

• La mayoría de los órganos donados actualmente provienen de personas mayores

Los donantes vivos

• La ONT se ha marcado como objetivo actualmente duplicar los trasplantes de donante vivo

• El donante vivo no ve afectada su esperanza ni calidad de vida

• El riesgo de que algún día desarrolle insuficiencia renal es el mismo que si tuviera los dos riñones

• La esperanza media de supervivencia para los riñones de cadáver trasplantados es de 10 años; cuando procede de un familiar vivo se eleva a los 16 años.

• Donan más en vida las mujeres que los hombres

• Tanto parientes consanguíneos (padres, hermanos, tíos…) como esposos o parejas de hecho son reconocidos como posibles donantes de un trasplante de vivo

• Nunca debe haber compensación económica (prohibido por ley)

Los trasplantes de riñón suelen ser muy exitosos, el mayor problema está en el sistema inmunológico del receptor, que le hace rechazar un órgano que es extraño para su cuerpo. La función del sistema inmunitario es protegernos contra invasores extraños. Su organismo pensará que el nuevo riñón es un invasor extraño, y por ello, su sistema inmunitario tratará de rechazar su riñón nuevo. Por eso, tomará medicamentos llamados inmunosupresores que  inhiben el sistema inmunitario lo suficiente como para mantener sano al riñón trasplantado. Usted recibirá un órgano que es muy compatible con su organismo, pero la compatibilidad nunca será perfecta porque no es su riñón propio, por lo que deberá tomar estos medicamentos mientras tenga el riñón trasplantado.

El uso de inmunosupresores está asociado a efectos secundarios. Algunos de estos efectos secundarios son temporales, algunos están relacionados con la dosis del medicamento y se pueden evitar mediante su ajuste. Entre los más comunes se incluyen:

• Aumento de peso

• Aumento de la sudoración

• Aumento de la tensión arterial

• Acné

• Pérdida de masa muscular

• Hinchazón de la cara y del abdomen

• Problemas en las encías

• Malestar estomacal

• Temblor en las manos

• Cambios de humor repentinos

 ¿Qué ocurre si mi organismo rechaza el trasplante de riñón?

El rechazo es el principal problema de un trasplante de riñón. Significa que su cuerpo intenta librarse de algo que no le pertenece. El sistema inmunológico del organismo, que normalmente nos protege de las enfermedades reconociendo y atacando los cuerpos extraños como bacterias y virus, también puede reconocer un riñón trasplantado como un cuerpo extraño. Cuando esto ocurre, intenta atacarlo como si se tratase de un virus. El rechazo hace que el riñón trasplantado deje de funcionar. Los episodios de rechazo son relativamente habituales en los tres primeros meses al menos en el 50% de los trasplantes. El tratamiento contra el rechazo consiste en aumentar la dosis de la medicación actual y posiblemente añadir esteroides. De los episodios de rechazo que se producen en los 3 primeros meses, entre el 90 y el 95% son reversibles. Sin embargo, del 10 al 15% de los órganos trasplantados son rechazados durante el primer año. Si el riñón trasplantado es totalmente rechazado por el organismo, el paciente deberá volver a la diálisis y esperar otro donante. Es su responsabilidad tomar los medicamentos todos los días mientras tenga un riñón trasplantado. Debe tomarlos todos los días a la misma hora. El éxito de un trasplante de riñón está directamente relacionado con el seguimiento de la medicación.

En los tres meses posteriores al trasplante es cuando el paciente tiene más probabilidades de experimentar un rechazo. Normalmente, se programan visitas al hospital una vez a la semana durante este tiempo. Luego, si todo va bien, no tendrá que ir a la consulta con tanta frecuencia.

Contraindicaciones

La mayoría de los autores coincide en seis contraindicaciones del trasplante de riñón absolutas:

1. Pacientes que no vivirán más de un año.

2. Neoplasias malignas.

3. Infección crónica (o aguda) no controlada.

4. Enfermedad extra renal grave (hepatopatía crónica, enfermedad coronaria de tres vasos, EPOC avanzado, enfermedad vascular periférica grave, entre otras).

5. Incumplimiento terapéutico.

6. Enfermedad psiquiátrica grave que daña el cumplimiento de la terapéutica.

En la mayor parte de los centros se incluyen dentro de las contraindicaciones absolutas al alcoholismo y la farmacodependencia (inclusive el tabaco en algunos pocos centros), la incompatibilidad ABO, la presencia de pruebas cruzadas positivas (esto se suele dar en pacientes que han recibido trasplantes previos, transfusiones de hemoderivados o en mujeres que han tenido varias gestaciones y se han sensibilizado a través del feto) y pacientes con alto riesgo perioperatorio.

¿Qué debo hacer para cuidar mi trasplante de riñón?

Para que el riñón trasplantado se mantenga sano, es necesario cuidarlo. Para ello es fundamental seguir las pautas del tratamiento.  Deberá:

• Tomar el inmunosupresor recetado por el médico mientras tenga el riñón trasplantado

• Cumplir el programa de visitas al médico

• Seguir las instrucciones del médico

• Controlar la dieta

• Observar e informar de los problemas que surjan

El trasplante de riñón es una esperanza de vida para muchos enfermos renales

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: