Conectados a la Vida

Porque todo depende del color del cristal por el que se mira

Tratamientos Sustitutivos Renales: la Hemodiálisis

en 8 de octubre de 2012

En el post de hoy, os explicaré de forma sencilla otra forma de tratamiento sustitutivo renal,  la Hemodiálisis, así como sus pros y contras u otras consideraciones.

Tratamiento de hemodiálisis

En la hemodiálisis, mediante  un acceso vascular previamente realizado (catéter o fístula arterio-venosa, de las cuales hablaremos más adelante), extraemos la sangre del paciente, la hacemos pasar a través de un filtro  donde se limpia (esta “limpieza” es denominada diálisis), y la devolvemos por ese mismo acceso. Para que esto sea posible, necesitamos la ayuda de un monitor de hemodiális, que mediante un circuito de bombas, cámaras y sensores será capaz de realizar el proceso  de forma segura.

Éste monitor tiene también la capacidad de extraer el líquido sobrante del organismo  (se denomina ultrafiltración) y de estabilizar los niveles en sangre del ph y algunos electrolitos (calcio, sodio, potasio…) al poner ésta  en contacto con un concentrado o “baño” dentro del filtro.  Los procesos físicos responsables de este intercambio de sustancias producido dentro del filtro son la difusión, ósmosis y convección, esta última si el monitor dispone de una técnica especial para ello.

Con los años, este tratamiento ha evolucionado considerablemente, consiguiendo que éste  sea cada vez más eficaz, seguro y mejor tolerado por el paciente, proporcionando así una mejoría en la calidad de vida muy sustancial.  Nuevos materiales en los capilares del dializador,  máquinas que ofrecen más información, nuevas técnicas  de dializado o concentrados más fisiológicos son los culpables de este avance.

El procedimiento

Monitor de hemodiálisis

Éste es simple: el paciente toma asiento en el puesto de diálisis correspondiente con su monitor y  la enfermera o enfermero le conectará a éste mediante un sistema extracorpóreo conectado a su catéter o fístula (en este caso, se pinchará previamente con 2 agujas). La hemodiálisis ha comenzado: el paciente  permanecerá una media de 4 horas realizándose el tratamiento, mientras los profesionales de la unidad cuidan qué este sea eficaz y seguro. Durante el mismo, si es necesario, se administrarán algunas medicaciones pautadas por los nefrólogos de la unidad.

Una vez pasado éste tiempo (que puede variar dependiendo de las necesidades individuales), será desconectado y podrá volver a su domicilio. Éste proceso se realizará, por norma general, unas 3 veces a la semana.

Éste tratamiento suele llevar consigo un proceso de duelo, ya que la forma de vida cambia y se pierde relativa independencia. Al principio será duro, pero con el apoyo de tus seres queridos, tus compañeros de sala de diálisis y el personal de la unidad (siempre dispuesto a escucharte y ayudarte en lo que necesites) irás viendo todo con otro talante e irás adquiriendo otra filosofía. Hay quien lo ve como si fuera un trabajo, quien hace verdaderos lazos de afecto con sus compañeros y personal y pasa un rato ameno o quien simplemente ve en ello una oportunidad más.

Los pros y contras

PROS:

  • El procedimiento se lleva a cabo en un hospital, de modo que cualquier complicación puede ser evaluada en el momento
  • Presencia de personal sanitario durante el transcurso del tratamiento.
  • Seguimiento médico y enfermero diario.
  • El procedimiento es llevado a cabo por profesionales, no es necesaria formación o entrenamiento previo(aunque si aconsejable para su conocimiento).
  • Apoyo y escucha durante el tratamiento.

CONTRAS

  • Hay que acudir el tiempo de sesión pautado 3 veces por semana en el horario establecido, interfiriendo en el día a día.
  • Puede ser problemático laboralmente
  • Resta independencia a la persona.
  • Esteticamente puede afectar a la persona (el catéter central o fístula acostumbran a estar en lugares visibles)
  • Menos fisiológico que diálisis peritoneal. Los riñones trabajan las 24 horas del día a diario. Con la hemodiálisis el proceso ocurre tres días a la semana durante unas horas.
  • La fístula arterio-venosa ha de ser pinchada cada sesión
  • Pueden surgir problemas puntuales durante el tratamiento (dolor de cabeza, bajada de la tensión, calambres…)
  • Más limitaciones dietéticas o de ingesta hídrica que en diálisis peritoneal
  • Progresivamente, se va perdiendo la capacidad de orinar.
Fístula arterio venosa

Fístula arterio venosa

Catéter Central

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: